El IES Hostelería y Turismo acogerá mañana un taller de repostería tradicional de Orellana

IES Hostelería y Turismo

Bajo el lema “Queremos aprender de ti – Dulces de Semana Santa”, los alumnos de segundo curso del ciclo Cocina y Gastronomía del IES Hostelería y Turismo elaborarán, bajo la supervisión de profesores y una representación de los mayores de la localidad, los dulces más típicos de la Semana Santa, como son los bollos dormíos, las empanadas o los hornazos.

Una actividad de refuerzo a la candidatura de la ‘Noche de los Jaramagos’ para que sea declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

Aporta sus conocimientos en hostelería para el desarrollo en países latinoamericanos

El pasado 21 de marzo estuvieron en el centro educativo orellanense los alcaldes de las localidades bolivianas de San José de Chiquitos y Roboré, Germain Caballero e Iván Quezada, respectivamente, quienes presentaron su Plan de Turismo.

Los ediles de estas dos ciudades del sur del continente americano, informaron de su plan de actuación y los recursos turísticos de sus localidades. Ambas están en pleno desarrollo turístico y actualmente avanzan para tener un gran número de estancias ya sea por su Turismo misional o por los espacios naturales que se pueden visitar.

La colaboración entre el instituto orellanense de FP y las poblaciones de Bolivia se remonta al verano. El IES de Hostelería y Turismo de Orellana la Vieja participó, a través de su director, Álvaro Cardizales, en un programa de voluntariado de FELCODE, el Fondo Extremeño Local de Cooperación al Desarrollo. Una iniciativa que duró un mes, entre julio y agosto, y cuyo fin fue asesorar en cuestiones relacionadas con la atención al cliente en restaurante.

La demanda de la Escuela Taller de la Chiquitania, de San José de Chiquitos (Bolivia), era la de un profesional para desarrollar una idea de negocio y conseguir abrir un restaurante en la Escuela donde se imparten cursos de gastronomía, además de otros, como el de construcción.

Estas enseñanzas se materializaron en dos cursos paralelos, que se impartieron por las mañanas, en el comedor de la escuela taller a los alumnos, y por la tarde, cuando acudían los trabajadores de los locales, hoteles y restaurantes de la zona.