La bajada en los termómetros no frenó la solidaridad en una playa que ya empieza a notarse más limpia

Una treintena de buzos limpiaron los fondos de la playa Costa Dulce el pasado sábado donde también se batió el récord de kilos de comida donados a Cáritas de la localidad

Mucho plástico de reducidas dimensiones es lo que se sigue tirando al agua de manera irresponsable y es de lo que más sacaron el pasado sábado por la mañana los buceadores venidos de todos los puntos de la geografía nacional a Orellana la Vieja en la VIII edición de la limpieza de fondos de la Playa Costa Dulce.

Una actividad enmarcada en el programa de Bandera Azul 2019 y que ya empieza a obtener resultados. Este año los buceadores han encontrado “menos basura que en pasadas ediciones”, tal y como reconoce Sergio Ramírez, presidente del Club de Buceo Orellana, encargado de organizar la cita.

La concienciación de los bañistas empieza a notarse en beneficio de todos, aunque aún se sigue encontrando mucho plástico en forma de vasos, platos y envoltorios, así como latas en el fondo del agua, como principales elementos.

Además, este año se han encontrado hierros, cangrejeras, una caña de pescar, una rueda, gafas subacuáticas, una aleta y un inflador, cuya desaparición había sido advertida previamente.

Más alimentos que nunca

La jornada de este año ha sido especialmente solidaria, ya que, según las primeras estimaciones del club, “se han recogido más kilos de comida que nunca”. Además, ha habido donaciones en alimentos que habitualmente no figuraban en la lista de recogidos, como leche o galletas. También se han repetido algunos clásicos, como el arroz o la pasta. Unos alimentos en favor de Cáritas que donaron particulares y entidades públicas y privadas.

Galería

Basura recogida
Equipo de retirada de basura
Parte del equipo junto a los alimentos recogidos