La Federación de Mujeres Progresistas premia a Guadalupe Porras

Guadalupe Porras recibiendo el premio de la Federación de Mujeres Progresistas / RFEF

La asistente de raíces orellanenses sigue recibiendo distinciones dentro y fuera de la región. Esta vez ha sido la Federación Española de Mujeres Progresistas la que le ha hecho entrega del premio anual en la categoría deportiva.

Desde el ámbito del deporte femenino, Guadalupe Porras Ayuso, ha sido, según la Federación, “la primera en convertirse en un referente para todas las mujeres y niñas que deseen seguir sus pasos en el mundo del fútbol y/o del arbitraje”. Porras Ayuso recogió la condecoración de manos de Pilar Calvo Santos-García, secretaria general de la Asociación para Mujeres en el Deporte Profesional.

En su intervención, la colegiada de raíces orellanenses quiso agradecer el premio y recordar “en este día a todas las víctimas de la violencia de género y a quienes sufren discriminación”. Para la joven, “han sido 16 años de perseverancia y duro trabajo viviendo la evolución que ha experimentado el fútbol desde mis tiempos como jugadora. En el arbitraje siempre me he sentido una más y el respaldo de mis compañeros es fundamental. Desde la RFEF y la CTA la apuesta por la igualdad es innegable, aunque queda mucho camino por recorrer”, sentenció.

Porras recordó que empezó viviendo la discriminación por parte del director de su colegio, el cual “no veía normal que una chica jugara al fútbol”. Algo que afortunadamente superó con creces y pone la vista en el futuro: “la presencia de la mujer en el arbitraje debe dejar de ser noticia algún día”, aseguró.

Guadalupe dedicó su galardón a sus compañeros del Comité Técnico de Árbitros, comenzando por su presidente, Carlos Velasco Carballo, que asistió a la gala, así como a familiares, amigos y allegados “que siempre me han acompañado en este bonito y a veces duro camino de 16 años de carrera”.

Premios y asistentes a la gala

La FMP hizo ayer entrega de sus premios anuales, que también se dirigieron a la cantante Rozalén y la general del ejército Patricia Ortega. Al acto en la Biblioteca del Instituto Internacional Americano asistieron la ministra de Defensa, Margarita Robles y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. La vicepresidenta en funciones hizo ayer un llamamiento para “no ceder ni un milímetro” en la “revolución pacífica” de las mujeres.

Los galardones, que este año cumplen su vigésimo segunda edición, reconocen a personas destacadas por su compromiso con la igualdad de género y las ideas progresistas. El Premio Nacional se ha otorgado a la general de Brigada Patricia Ortega García, la primera mujer en llegar al más alto nivel de las Fuerzas Armadas españolas.

La cantante María Rozalén Ortuño también recibió su Premio Mujeres Progresistas en la categoría de Cultura por “su activismo y compromiso con la igualdad, por su feminismo hecho canciones, su forma de entender y mirar el mundo y abrirlo a quienes no pueden oírlo de la misma forma”.

Además, la entidad hizo entrega del Premio Hombre Progresista al escritor y antropólogo Ritxar Bacete González, especialista en masculinidades y paternidad positiva, al que han reconocido por “su implicación en la lucha contra las discriminaciones y su compromiso y defensa de los derechos de las mujeres”.

Por último, se rendió homenaje a una de las pioneras de la lucha feminista, Alida Hevia Alonso, premiada “por su implicación en la mejora de oportunidades de las mujeres asturianas”.