Un año y siete meses de cárcel por edificar en Los Tercios

Paraje de los tercios en el ZIR Embalse de Orellana y Sierra de Pela / Ecologistas Extremadura

La Audiencia Provincial de Badajoz ha confirmado una sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Don Benito, que condena a un año y siete meses de prisión para el constructor que levantó una edificación en pleno ZIR ‘Embalse de Orellana y Sierra de Pela’, dentro del término municipal de Orellana de la Sierra, en el conocido paraje de Los Tercios, un lugar muy popular en la zona por albergar segundas residencias, en la mayoría de casos, de vecinos de varias localidades extremeñas.

El juzgado dictaminó la demolición del edificio y fijó para el acusado una multa de 2.500 euros y la inhabilitación como constructor o promotor durante un año y medio. El tribunal de Don Benito consideró probado que el acusado edificó sin licencia en junio de 2015 una vivienda en un paraje situado en la Zona de Interés Regional (ZIR) ‘Embalse de Orellana y Sierra de Pela’. La parcela en cuestión forma parte de la zona de policía del embalse de Orellana. El fallo emitido en su momento por la sala sostenía que la obra no era susceptible de autorización ni legalización, por lo que impuso al acusado una condena por un delito contra la ordenación del territorio.

Ahora, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial ha desestimado el recurso presentado por el empresario, quien alegó que no era el propietario de la finca y que sólo instaló unos módulos. Sin embargo, la sentencia le identifica como administrador único de la constructora y promotor de la obra.

Según el juzgado, “con la normativa actual, tanto el Plan Rector de Uso y Gestión de la ZIR ‘Embalse de Orellana y Sierra de Pela’, como el Plan General Municipal del Ayuntamiento de Orellana de la Sierra de 1984, la construcción llevada a cabo por el acusado no es autorizable”.

Asimismo, la Audiencia Provincial subraya que hay informes de la Junta de Extremadura, la Confederación Hidrográfica del Guadiana y el propio Ayuntamiento de Orellana de la Sierra que confirman que no se pueden legalizar los trabajos realizados.