La situación crítica del transporte pospone el inicio de la obra prevista en la Avenida

Primer tramo de la Avenida del Pantano / COSTA DULCE RADIO

Mientras Gobierno central y patronales del sector del transporte intentan llegar a un acuerdo ante la huelga convocada por el encarecimiento de los combustibles, siguen produciéndose efectos colaterales.

Uno de ellos es el retraso en el inicio de una obra pública en Orellana la Vieja. En concreto, la primera fase de la Avenida del Pantano, que en principio iba a comenzar la semana pasada. Así lo comunicaba ayer el alcalde, Cayetano Ramos, en el turno de manifestaciones de presidencia dentro del pleno ordinario celebrado en el Ayuntamiento orellanense. La obra, ya adjudicada a la empresa Aglomerados Araya de Ribera del Fresno, costará 107.000 euros.

En este sentido, cabe destacar que desde este miércoles es efectiva la revisión de los precios de los contratos públicos en Extremadura

Las empresas que aleguen sobrecostes de producción derivados por el conflicto ucraniano e incremento de los costes de producción, como la energía, tendrán derecho a solicitar la revisión de los precios públicos de las obras que estén ejecutando.

El DOE publica hoy el acuerdo que busca la mejora de la sostenibilidad del transporte de mercancías por carretera y del funcionamiento de la cadena logística, con medidas excepcionales en materia de revisión de precios en los contratos públicos de obras.

También ha quedado paralizada, aunque por otro motivo, la obra de las mejoras en el regadío del Sevellar. Unas obras cuyo importe asciende a casi 200.000 euros y que, en este caso, se retrasan por la inminente puesta en marcha de la campaña de riego de 2022. En principio, según comunicó el alcalde en el pleno, se ejecutarán una vez pasada la campaña de regadío, entre los meses de septiembre y octubre.

De igual forma, se llevaba a pleno la aprobación de la subida del IPC en la cuota del Regadío, aprobada por PSOE y Progreso y con el voto en contra de PP y el concejal no adscrito José Holguín.

Asimismo se aprobó el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana y se acordó crear una mesa con vecinos, empresas de construcción, grupos políticos y organizaciones ecologistas para la redacción de un nuevo Plan General de Urbanismo.

Por último, se abordaron dos mociones de urgencia. Una en apoyo al pueblo ucraniano por la invasión rusa de su territorio y otra en la que se insta a la reapertura al tráfico de la Calle Real. Ambas salieron adelante con el apoyo unánime de todos los partidos.